Buscar este blog

jueves, 7 de septiembre de 2017

¿Cómo afecta la política monetaria del BCE?


La banca europea y gobiernos de países como Alemania urgen ya al Banco Central Europeo (BCE) a cambiar el rumbo de su actual política monetaria pues consideran que el mantenimiento de los tipos de interés tan bajos y la liquidez ilimitada están generando ya efectos indeseados. Pero, ¿en qué, a quién y cómo afectan las decisiones de Mario Draghi?

Una consecuencia de los bajos tipos de interés es una reducción del Euribor, al que están referenciadas más del 90% de las hipotecas en España. Esto ha permitido a los hogares ahorrar entre 2008 y 2016 un total de 15.674 millones en la cuota. La tendencia sigue siendo la de un mayor abaratamiento, pues el Euribor cerró agosto en un nuevo mínimo histórico del -0,156%, pero un cambio de la política monetaria en dirección opuesta iniciará una senda alcista del Euribor y por tanto del precio del crédito. El dinero barato y la penalización a los bancos por depositar su dinero en el BCE, por su parte, ha reducido la rentabilidad de los depósitos. El recorte en su remuneración -a una media de 0,09% para los de 12 meses- ha privado a las familias de 22.520 millones en intereses desde 2008.

Las pymes se financian a menor coste: Las inyecciones de liquidez del BCE, junto con la unión bancaria y la caída de la prima de riesgo lograron acabar con una fragmentación soberana por lo que las empresas españolas se financiaban mucho más caro que una alemana. Hoy las pymes españolas pagan por un crédito un interés semejante al de Alemania.

El precio del dinero, clave para las arcas públicas: La reducción de los tipos y la liquidez inyectada al sistema ha permitido al Estado reducir lo que paga por la deuda que emite. España, con una deuda pública del cien por cien del PIB, gasta al año unos 32.000 millones en intereses. Y eso que ha reducido el tipo medio de emisión al 2,6% desde el 5,4% de 2002. Si los tipos del BCE suben, el servicio de la deuda se encarecerá de nuevo.

La rentabilidad de la banca, pendiente del BCE: l precio oficial del dinero es clave para el negocio bancario pues de él depende su principal fuente de ingresos: los intereses del crédito. Los bajos tipos han reducido drásticamente la facturación de los bancos, lo que junto a la elevada morosidad han hundido sus niveles de rentabilidad. Las entidades, que para compensarlo están recortando costes, ansían una subida de los tipos por parte del BCE para mejorar inmediatamente su nivel de ingresos y sus beneficios. Más aún en un caso como el de la banca española, en la que tienen mucho peso las hipotecas a interés variable.

Bueno para las exportaciones, malo para viajar: Las expectativas de que el BCE inicie la senda de la normalización de su política ha llevado al euro a sus cotas más altas desde 2015. Ahora bien, se mantiene en niveles históricamente bajos desde que se empezó a desplegar la actual política monetaria. Una moneda única débil favorece las exportaciones españolas fuera de la Eurozona. Eso sí, cuando un español viaja fuera del área común se ve perjudicado por una menor capacidad de compra. Por tanto, un giro en la política del BCE restaría competitividad al sector exterior desde el punto de vista del precio, aunque mejoraría el poder adquisitivo de los turistas españoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario