Buscar este blog

lunes, 4 de septiembre de 2017

Un millón de trabajadores de la UE podrían salir de Reino Unido tras la firma del Brexit


Con la firma del Brexit se avecina una oleada de salidas de trabajadores del Reino Unido. Un 35% de los ciudadanos europeos que viven en el país reconocen que se plantean marcharse, mientras que un 8% ya ha tomado la decisión de hacerlo. Si se extrapola el dato a la totalidad de los trabajadores de la UE en el Reino Unido, este porcentaje equivale a casi un millón de personas, es decir, el 3,1% de la población activa del país.

La información se extrae de un estudio encargado por la consultora KPMG en Reino Unido, en el que también se apunta que las empresas desempeñan una función crucial a la hora de determinar el alcance de una posible fuga de talento derivada del Brexit. Así, se concluye que el 51% de los europeos que trabajan en este país están a la espera de una manifestación expresa de sus compañías para pedirles que se queden.

Según el estudio, los trabajadores de la UE más proclives a abandonar el Reino Unido son los denominados como «Indey»: independientes, solicitados, formados y jóvenes. Como ejemplo de esta circunstancia, el 50% de los encuestados con doctorado y el 39% de los que cuentan con una titulación de posgrado afirman que se están planteando dejar el país. También lo estaría meditando la mitad de los que ganan entre 50.000 y 100.000 libras anuales.

El estudio subraya la importancia que va a tener la actuación de las empresas para que el Reino Unido evite una fuga de talento derivada del Brexit. Pese a que casi la mitad de los europeos que trabajan en el país planean quedarse, el resto aún no ha tomado una decisión al respecto. En este contexto, prevemos un aumento de la competencia por el talento entre las empresas en los próximos años, y un gran número de ellas buscarán complementar sus plantillas mediante inteligencia artificial, robótica y automatización.
El estudio también asegura que se ha producido una disminución de matriculaciones en las universidades británicas. Esto «podría provocar un problema en la cantera de especialistas de alto nivel, así como una carencia de químicos, lingüistas y otros profesionales. En el estrato superior de la cantera de graduados, aquellos más solicitados y que, por tanto, percibirían un mayor salario, constituirían el mayor problema para las empresas», señala KPMG.

Del estudio también se desprende que el 50% de los encuestados en el Reino Unido manifiestan que se sienten menos acogidos y valorados desde el referéndum. El 53% de los encuestados en el Reino Unido declaran que la oferta «amplia y generosa» expresada por el país respecto de los derechos de los ciudadanos no ha influido en su criterio. Y por último, para el 49% de los ciudadanos europeos no residentes en el Reino Unido, afirma el país ha perdido atractivo como lugar donde vivir y trabajar. Para el estudio se ha entrevistado a 2.000 ciudadanos europeos que trabajan en el Reino Unido, así como a 1.000 personas procedentes de diez países.

No hay comentarios:

Publicar un comentario